La prueba de pozo por impulsos ofrece un método alternativo para determinar las propiedades de un yacimiento sobre un área importante. Esta prueba tiene como ventajas la medición de la transmisibilidad por espesor y las condiciones de almacenamiento, sin tener que esperar la interpretación de una curva de tipo característico. Se miden el desfase y la amplitud de los impulsos relacionados con la producción o la inyección dentro de un pozo. Tiene la ventaja de que puede aplicarse a un yacimiento desde el que haya otra producción continua.

Esta técnica también se emplea como una alternativa a la prueba de interferencia, ya que proporciona un valor direccional de la transmisibilidad de pozo a pozo.  Es útil especialmente cuando se necesitan realizar pruebas en varios agujeros.

12

En la figura se puede observar que si el pozo P1 es analizado por separado, este da un valor de transmisibilidad media. Si el pozo P1 se equipa con un transductor de presión y se analiza el pozo P2, entonces este da un valor de transmisibilidad media en esa ubicación y un valor con el componente direccional entre los pozos P2 y P1. Se puede continuar con el mismo procedimiento por los pozos 3 hasta el 5 dejando un transductor de presión en el pozo anterior y produciendo o inyectando en el pozo recién perforado. De esta manera se provee una muestra estadísticamente significativa de cinco mediciones de permeabilidad media y diez mediciones de permeabilidad direccional, como se muestra en la tabla.

Aunque esto es menor que el número total de combinaciones que podrían analizarse, en este método los transductores de presión no necesitan retirarse hasta que se haya completado el proceso de prueba. De esta manera, queda un patrón de prueba de cinco puntos piloto con propiedades muy bien conocidas (por lo general en una sola fase) antes del inicio de la producción.

En situaciones en las que las direcciones principales de la permeabilidad pueden estimarse con base en la información estructural o en la dirección de la tensión, es posible calcular la permeabilidad mayor y menor. Los pozos de prueba proporcionarán dos mediciones de la transmisibilidad media y una de la transmisibilidad direccional. En teoría, la transmisibilidad media es la raíz cuadrada del producto de la transmisibilidad mayor por la menor. Por lo tanto, si se conocen la permeabilidad media y uno de los valores principales, entonces es posible calcular el otro valor principal de la transmisibilidad.

La prueba de impulsos requiere de una detección de presión muy sensible en los pozos de observación y de un almacenamiento insignificante en los mismos. Sigra cuenta con la tecnología para detección de presión para lograr esto. Solo es adecuada para yacimientos de alta transmisibilidad en pozos con separación normal, pero puede utilizarse para transmisibilidades bastante bajas si los pozos se han perforado a distancias reducidas.

Leave a Reply