Monitoreo de Yacimientos

La clave para saber cómo funciona un yacimiento o un acuífero es monitorear la variación de la presión del yacimiento con la producción. La presión proporciona la confirmación del yacimiento in situ y ofrece información sobre las características del yacimiento, tales como la delimitación y las condiciones de compresibilidad y almacenamiento.

En la industria petrolera ha sido tradicional cerrar los pozos de forma periódica y estimar la presión del yacimiento con base en la característica del crecimiento en la producción. En la industria de aguas subterráneas se han utilizado pozos de observación abiertos siempre que esto sea posible. En el caso de los yacimientos de vetas de carbón, no es posible cerrar un pozo para obtener una presión significativa del yacimiento en un tiempo razonable o sin afectar las características de la producción. Debido a esto se requiere del uso independiente de pozos de monitoreo. Con frecuencia son los pozos de sondeo de exploración.

Cuando se requieren varios niveles de monitoreo en un solo agujero, las opciones incluyen:

[list type=”arrow”]

  • Zonas llenas de grava ajustadas con transductores ubicados en medio de las secciones cimentadas
  • Sistemas de varios obturadores que pueden instalarse en pozos perforados y revestidos
  • Pozos cimentados completamente con transductores fijados en el cemento sobre una tubería de perforación o una tubería de revestimiento

[/list]

El enfoque tradicional de las ingenierías civil e hidrogeológica ha sido utilizar las zonas llenas de grava y arena que contengan transductores y sellarlas en el medio con una lechada de bentonita y cemento. El problema con este tipo de instalaciones es el tiempo que se requiere para su instalación. Debido a esto, se ha producido un giro hacia el uso de transductores cimentados dentro del pozo y la operación se puede completar con mayor rapidez. Sin embargo, se requiere que la instalación se lleve a cabo de manera adecuada para lograr el éxito con este sistema, especialmente para garantizar la conexión entre el transductor y la formación.

Sigra puede instalar estos sistemas y cuenta adicionalmente con otras variantes de los mismos.

Una de estas es la capacidad para medir la presión en pozos perforados desde el subsuelo en cualquier orientación. Esto es útil tanto para las aguas subterráneas como para el gas de vetas de carbón.